Publicaciones
Blog, Noticias, Eventos y Más...

La nitroglicerina (NG) ó Glonoinum

La nitroglicerina (NG) fue descubierta en 1847 por el italiano Ascanio Sobrero, en Turín. Sobrero reportó por primera vez la presencia de “fuertes dolores de cabeza”, producidos en trabajadores expuestos a diminutas cantidades de este compuesto, hecho que llamó la atención del médico homeópata Constantino Hering en 1849, por lo que  la NG fue probada en voluntarios sanos vía sublingual obteniendo una caracterización más precisa de los síntomas desencadenados por la NG, de tal manera que la NG o Glonoinum, término acuñado por Hering para la NG comenzó a ser utilizado como remedio homeopático siguiendo la doctrina simillia simillibus curentur.

Gracias a estos ensayos clínicos encabezados por Hering, la comunidad científica comenzó a direccionar su interés en dicho fármaco homeopático, así mismo los esfuerzos científicos de la época para tratar de explicar los mecanismos involucrados en el efecto cardiovascular de Glonoinum.

Así, partiendo de dicha premisa desde mediados del siglo XIX hasta la fecha, los esfuerzos de la farmacología para dilucidar el mecanismo de acción de los nitratos se han mantenido vigentes, de tal manera que en 1998 se otorgó el premio Nobel de medicina al haber descubierto la molécula que ejercía este poderoso efecto vasodilatador responsable de aquellos síntomas experimentados por los voluntarios sanos de Hering, dicha molécula fue el oxido nítrico (NO). De tal manera que tras el descubrimiento de la estructura molecular del ADN por J Watson y F Crick en 1954, cuya hazaña es uno de los hitos en la historia de la ciencia, no existe una molécula que sea más popular entre los científicos y tan polifacética como el óxido nítrico (NO). Desde su descubrimiento, por entonces designado factor de relajación endotelial hasta la fecha, se han escrito alrededor de cincuenta mil trabajos en la literatura médica (en 1992, la revista Science la consideró por su importancia, la molécula del año) y entre el gran número de científicos que lidiaron con esta evasiva molécula fueron adjudicados tres Premios Nobel. En realidad se puede decir que, en mayor o menor grado, el NO sigue siendo la molécula de la década y muchos agentes deben su bondad terapéutica a que favorecen la acción del NO, y en este sentido los nitratos como Glonoinum aumentan su biodisponibilidad y a partir de este hecho deben, en gran medida su mecanismo de acción.

Así, Hering y sus colaboradores demostraron que la utilización de la NG en cantidades mínimas podía ser ingerida de manera segura por seres humanos y ser utilizada con fines terapéuticos. En definitiva, este suceso fue un paso crítico para la introducción de este agente a la farmacología clínica. No debe pasarse por alto que el sueco y químico Alfred Nobel impresionado por los avances y efectos fisiológicos de la NG organizó la primera fábrica de este compuesto obteniendo así la dinamita y a partir de este hecho dejar su fortuna para otorgar premios a la comunidad científica e incentivar el desarrollo de tecnología a favor de la humanidad.

Por lo tanto, el fármaco homeopático Glonoinum (NG), que tuvo por primera vez un uso terapéutico en la doctrina homeopática y posteriormente un impacto en la farmacología cardiovascular (aun vigente) en pacientes con enfermedad isquémica, es también, indirectamente responsable del establecimiento de un premio importante que reconoce los beneficios de la investigación científica para la humanidad.

Aldana Quintero HugoArturo,
Departamento de Farmacobiología, CINVESTAV Sede Sur,
Asoc. Nac. de Médicos Homeópatas, Cirujanos y Parteros en el D.F. “Dr. Mateo Rubio Septién”. A.C.